Saturday, November 12, 2005

Una Alemana y dos Francesas


Esta semana me pasó algo que no deja de ser curioso. Vi al menos 3 películas notables.

La primera fue “Clean”, de Olivier Assayas, un director que según dice el wikén viene de escribir en Cahiers. Que se puede decir, es una película importante. Sensible hasta decir basta sin caer en el efecto ni sensiblería de ningún tipo. Con esa forma francesa de abordar los temas difíciles de la vida desde un punto de vista tan distante que casi parece “objetivo”. Hecha con una cámara en mano acuciosa en seguirla a ella, la protagonista, adicta, repentinamente enviudada y con un hijo que prácticamente no conoce. Y es con esa distancia que nos vamos acercando a ella, la vamos descubriendo a través de retazos de su vida cotidiana, primero como una mina pastel, después como una víctima de si misma y pum, de pronto empezamos a entenderla, a empatizar con ella, a descubrirnos en ciertos aspectos de su persona y de sus problemas. El resultado; salí del cine mas emocionado que en mucho tiempo.
Al parecer el director es un peso pesado que ya se ha mandado varias de este calibre, pero acá en Chile, esta es la primera película suya que distribuyen. Que lata enterarse de tan poco de lo que pasa en el mundo. A veces creo que estamos súper conectados y que de alguna forma recibimos lo mejor de lo que está pasando en el cine actual. Pero la verdad es que no cachamos nada o casi nada.

La segunda, Alemana, se llama “Contra la pared” y es de Fatih Akin. Se supone que es turco alemana, pero esto importa poco, porque a parte de lo anecdótico, que en todo caso resulta ser un excelente escenario para contar esta historia, no es esencialmente una película sobre los inmigrantes turcos en Alemania. Es una película sobre el amor y la esperanza y el abrirse paso a través de las dificultades. Talvez tiene momentos demasiado delirantes y cae un poco en el efectismo, pero desborda imaginación y amor por los personajes. El tema del amor de pareja, siempre tan difícil de abordar, se trata de una forma tan novedosa, con personajes borde pero tan diferentes uno del otro, que resulta una verdadera experiencia nueva. Y logra –al menos conmigo lo logró- ese tesoro tan preciado para una peli de amor; que te enamores un poco de la protagonista.


La tercera la acabo de ver en dvd y fue la razón de decidirme a escribir este post. Se llama “El empleo del tiempo”, es francesa y del mismo director de “Recursos Humanos” (Laurent Cantet). “Recursos Humanos” me gustó mucho y desde que vi esta peli en el videoclub, vengo jugando con la idea de arrendarla. Pero tenía de alguna manera falta de entereza para decidirme por otra película de este director, que casi no ocupa música incidental y que se dedica a observar la historia con una austeridad que raya en la apatía. Pero era puro prejuicio. Está forma particular de filmar es justamente lo que me parece interesante del director. Es increíble la cantidad de vicios que se cuelan en la experiencia de ser espectador. A veces sopesas factores que no son los tuyos y que no tienen que ver con tus gustos cinematográficos. En fin, sin desvariar mas, me decidí a arrendarla. Cuando habían pasado 5 minutos, me di cuenta de que no me había equivocado. La sola empezada es genial. Un tipo durmiendo en su auto en la mañana mientras se desempaña el parabrisas y empieza a verse afuera el campo invernal. Suena el celular, el tipo despierta, responde y habla con su mujer muy de buen ánimo. Le dice que está apurado para una reunión importante en otra ciudad. Queda clarísimo, con muy pocos elementos, que el tipo está desempleado y no le ha dicho a su mujer. Así se va desenvolviendo esta historia,. Con el tipo manejando por la campiña todo el día, hablando por celu con su mujer, llegando en la noche fingiendo cansancio, inventando un cambio de trabajo en la ONU (ni mas ni menos), incluso se mete furtivamente a un edificio lleno de “gente que trabaja”. Bajo esta premisa, la película te tiene todo el rato pegado a la silla. En un ejercicio de virtuosismo hitchcockiano el director logra sacar suspense a cada momento y de forma trepidante, mientras por otro lado, se va generando una excelente reflexión acerca del mundo interior de una persona y de las exigencias que plantea esta vida. Notable. Con uno de los mejores finales que he visto en mucho tiempo y que por supuesto no voy a comentar aquí.

Bueno, esta peli creo que no está en bazuca pero la pueden encontrar en el Video Lar de Rancagua con Seminario. Dicho sea de paso, tienen varias cosas que valen la pena, entre ellas, “Todo es por Amor” de Thomas Vinterberg, el mismo de “La Celebración”, con Joaquin Phoenix. De esta película sólo diré que no tiene que ver con nada que se puedan imaginar.

Sunday, November 06, 2005

Fin de temporada

Vuelvo. La verdad durante un rato me olvidé prácticamente del blog. Voy a reconocer, eso si, que borré un par de post luego de publicarlos, por demasiado amargos. Esto, para los que han leído el resto de mis entradas, es ya bastante que decir. En fin, son etapas. Ahora bastante bien, el cambio de casa es una bocanada de aire fresco (aunque vivir en Pza. Italia no de para que esta expresión sea literal) Me estoy cambiando de pega, si todo sale bien, me voy a otra productora mas grande. Esto no necesariamente es bueno, lo sé, siempre está el dilema de que prefieres ser, boca de ratón o cola de león. Pero si me va a ayudara tener mas proyectos y mas seguido, bienvenido sea. No hay que parar de filmar. Hace mal. Además estoy negociando la post en cine de mi corto y eso es de por sí bastante bueno. He estado sacando fotos. Pueden ver algunas en www.flickr.com/photos/rojasmarchini. Ah, a propósito, estuve muy embalado en un proyecto de fotos que fundían el Santiago antiguo con el nuevo. Claro, después de que había sacado varias (estaban quedando bonitas) me encontré con que estaba hecho, rehecho y seguramente ya había sido hasta plagiado. No importa. Me lo esperaba, en verdad.
Estoy leyendo Bajo Palabra de Akira Yoshimura, la novela en que se basó la película La Anguila. Está asfixiantemente buena, mejor incluso que la peli. Vi la película Clean, junto con Lejano, lo mejor que he visto este año. Maggie Cheung (la misma de In the moud for love) está soberbia.
Estoy tirando líneas para un largo que me está gustando cada vez mas. En fin, una cosa lleva a la otra. Una mala temporada –que se alargó innecesariamente- dio paso a otra buena. Tal vez por eso no he escrito, porque, como dice una amiga, nadie escribe que es feliz.